14 Feb 2018

La compra de una propiedad: ¿al contado o con financiación?

Una vivienda es un bien o propiedad bastante costoso pero su adquisición no deja de ser una necesidad en sí misma. Cuando busquemos vivienda y comparemos precios, debemos tener muy claro si nos lo podemos permitir o no, aunque encontremos un chollazo. Una vez hayamos analizado nuestra situación personal, veremos si nos interesa comprar al contado o financiado.

Existen distintos métodos de pago, aunque al que más se recurre es al préstamo o crédito hipotecario, aunque en los tiempos que corren es un poco difícil conseguir un crédito, ya que las entidades bancarias exigen algunos requisitos como una nómina que garantice que podremos pagar el crédito mensualmente; no figurar en ninguna lista de morosos; no tener otros créditos pendientes; que el préstamo no supere el 40% de nuestros ingresos…

Sin embargo, pagar una casa al contado también es una opción no menos válida, recomendada por la mayoría de expertos financieros, aunque el problema surge cuando se teme a la descapitalización. También cabe tener en cuenta que, en ocasiones, no resulta muy viable, especialmente si la cantidad a pagar es bastante elevada.

Por este motivo hay que informarse bien de todos los detalles antes de decantarse por uno u otro método de pago. En este artículo queremos mostrarte cuáles son las ventajas y desventajas de comprar una casa al contado o con financiación.

 

Ventajas de un crédito hipotecario

Una de las mayores ventajas de comprar con financiación es la rapidez con la que se obtiene y se puede disfrutar del piso o local. Aunque no se disponga de todo el dinero para pagar la totalidad del mismo, con una hipoteca el inmueble ya estará a tu nombre (a pesar de la gran deuda contraída con el banco).

Otra ventaja que supone bastante comodidad para los clientes es la nueva opción que ofrece la reforma de la Ley Hipotecaria. Ahora las inmobiliarias pueden ejercer de intermediarios para ofrecer dichos créditos. De este modo, el comprador también estará asesorado por los agentes para tener que preocuparse mucho menos (o nada) en la elección del préstamo.

Además, solicitando un préstamo hipotecario (siempre que te sea concedido) te permitirá acceder a propiedades inmobiliarias de mayor precio, situadas en mejores barrios o que puedan tener mejores características: mayor espacio, zonas ajardinadas, ascensor, garaje… con las que poder tener mejor calidad de vida.

Por último, no hay que olvidar que los créditos hipotecarios para bienes de mucho valor (como una vivienda), permiten una deducción de los impuestos y desgravaciones fiscales de los que no podrás beneficiarte pagando al contado.

 

Desventajas de la compra con financiación

La principal es la preocupación por no poder pagar la hipoteca mes a mes. Para ello habrá que tener muy claro el nivel de endeudamiento al que nos podemos “someter” porque, en caso de impago, ante futuros créditos tendrás malas referencias. Sin embargo, con un buen asesoramiento profesional (de tus gestores) podrás elegir la hipoteca que mejor se adapte a tus ingresos mensuales y a tu capacidad de ahorro.

Otra desventaja que presenta la compra con un crédito hipotecario es el pago de los intereses y comisiones (de apertura, cancelación, amortización…), importes que aumentan el precio final del bien y de la cuantía del crédito.

 

Comprar tu nueva propiedad al contado

Si dispones del dinero de la propiedad que deseas (más los gastos de notaría y gestoría) en efectivo y no deseas contraer deuda alguna con una entidad financiera, puedes pagarlo al contado, sin olvidar que también tiene sus ventajas y desventajas.

 

Ventajas de comprar al contado

Aunque desembolsar los ahorros de nuestra vida supone un gasto importante (a la par que grande), se transformará en un gasto menos mensualmente y, por tanto, un alivio en la economía familiar, además de ninguna preocupación porque la casa (o piso) ya será tuya desde el momento en que la pagues y no tendrás que preocuparte porque te desahucien.

Al pagar al contado podrán hacerte un mejor precio: puedes conseguir descuentos, ya que las empresas tienen la garantía de que no habrá impagos y también te ahorrarás los intereses bancarios.

 

Desventajas de comprar al contado

La principal desventaja de esta opción de pago es la descapitalización, es decir, pierdes liquidez, te quedas sin ahorros. Tanto si ese dinero pertenece a un fondo de ahorros o lo tienes expresamente para la compra del piso es mejor pensar detenida y concienzudamente si conviene quedarse sin estos ahorros en ese momento determinado para evitarnos tener más deudas en el futuro.

Elige tu oficina
Siempre podrás cambiar la oficina, desde nuestra Web. En la parte superior izquierda.