¿Listo para comprar? ¿Sabes ya lo que quieres?

Ya se trate de la primera vez que compres, o hayas comprado anteriormente, tienes que preguntarte por qué quieres comprar. ¿Estás planteándote mudarte a otra zona por un cambio de estilo de vida, o se trata de una posibilidad y no una necesidad? ¿Qué te gustaría que tu nueva casa tuviera, que no tenga la actual?

Seguramente tendrás tus razones, pero es muy importante, antes de iniciar el proceso de búsqueda de una propiedad, tener claro las necesidades que queremos solucionar, los deseos que queremos cumplir y las aspiraciones que nos proponemos alcanzar.

Basándonos en todo ello, empecemos por elaborar un modelo de vivienda, ya sea en el centro de la ciudad, en la periferia o en alguna urbanización residencial. Buscando siempre definir con la mayor precisión posible zonas y características, así como establecer un rango de precios.

Con esta información ya se puede empezar el proceso de búsqueda, algo que puedes hacer por ti mismo simplemente o contando, total o parcialmente, con la ayuda de un profesional. Un profesional, desde luego, te ahorrará tiempo y dinero.

¿Qué gastos voy a tener?

De acuerdo. Así que ya has decidido que ser propietario compensa a la larga, pero hay algunos gastos que tendrás que conocer y que dependerán del precio del inmueble.

Notaria, es donde se eleva a público el documento de compra de la vivienda, lo que se conoce normalmente la escritura de compraventa. Es un paso obligado para poder inscribirla en el Registro de la Propiedad.

Impuesto de transmisiones patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, es el impuesto que se paga al producirse la transmisión de la propiedad, (IVA en el caso de la vivienda de obra nueva a estrenar).

Registro de la propiedad, es donde se tiene que presentar la escritura de compraventa para inscribir la propiedad a nuestro nombre en el registro público, una vez se haya pagado el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Esto es un trámite fundamental para preservar nuestra propiedad frente a terceros.

Muchas veces todos estos gastos se estiman entre el 8% del precio de la vivienda y el 16% si contamos con gastos de financiación.

¿Cuánto me puedo gastar?
%
años
Calcular

La financiación

Lo más habitual es que al comprar una vivienda se necesite financiación, especialmente si se compra por primera vez. Según revistas especializadas, ocho de cada diez compradores financian su compra, aunque ese dato varía en función de la política crediticia de los bancos en cada momento.

Para conceder una hipoteca, la entidad financiera se basa en la garantía real, es decir, el valor de tasación del inmueble que se va a comprar (% de financiación) y en la capacidad de pago del comprador, es decir, los ingresos que tiene (capacidad de endeudamiento).

Lo más habitual es conceder entre 75% y el 80% del valor de tasación, siempre y cuando la cuota que salga a pagar no supere entre un 30% y un 40% de endeudamiento para el comprador. A partir de estos datos en algunos casos se podrá negociar y conseguir hasta un 100% del valor de tasación en algunos casos.

Lo más difícil es saber, según tu situación económica, qué entidades financieras te pueden conceder la financiación y, entre estas, quién te puede conceder la más favorable para tus intereses. En este punto, es importante no dejarse confundir por las exigencias de vincular la hipoteca a otros productos financieros, práctica normal en las entidades crediticias.

Antes de realizar alguna oferta por alguna propiedad, es imprescindible que conozcas tus posibilidades reales de conseguir una financiación adecuada, Es muy aconsejable que dispongas de alguna aprobación previa ya que esto te puede ayudar en la negociación con el propietario.

Efectivamente, los propietarios valoran mucho que las personas que se interesan por su inmueble no vayan a tener problemas luego con la financiación, ya que de esto dependerá la venta.

Nosotros te ayudaremos a encontrar el mejor préstamo a través de nuestro departamento de financiación, ya que contamos con profesionales con una amplia experiencia en este tema.

El agente inmobiliario

¿Necesito un agente?

Comprar o vender una propiedad es algo complejo. A primera vista puede parecer que basta con mirar una serie de revistas y buscar en la web para encontrar la casa que buscas al precio correcto.

Pero una de las reglas del mercado inmobiliario es que cada propiedad es única. No hay dos casas iguales, incluso dos modelos que parezcan idénticos en la misma calle, resulta que no lo son.

Las casas son distintas, y también los contratos, las opciones de financiación, los precios y las condiciones a negciar, los datos de registro, la información de la notaria,, etc. Aquí es donde adquiere sentido trabajar con profesionales, que conocen a la perfección su trabajo.

Al comprar una vivienda, algo que seguramente será una de las inversiones más importantes que hacemos en la vida, no se debe correr riesgos, innecesarios. No hay que jugársela. Tiene que estar todo perfectamente controlado y conocerse en cada momento lo que se está haciendo.

Si no uso un agente ¿me ahorro dinero?

Es un error pensar que comprar a través de un agente inmobiliario va a salir más caro. Un buen agente consigue que logres con éxito tu propósito, ahorrándote tiempo, dinero, complicaciones y lo más importante, riesgos. Un buen agente selecciona las mejores propiedades de su zona y te brinda una serie de servicios que tú debes evaluar para sopesar el valor que te reportan y tomar una decisión en consecuencia, pues no olvides que te estás jugando mucho en la compra de tu casa.

A la hora de comprar no te la juegues, confía en profesionales.

¿Comenzamos?

¡Vamos!

Buscando tu casa

Todos los años se venden miles de viviendas nuevas y usadas. No faltan alternativas, pero habiendo tantas, el reto es encontrar lo que se adapta a sus necesidades.

El mercado de la vivienda esta complicado porque los que están a la venta siempre están en movimiento.

Si pudiéramos tener un listado completo de todas en un momento dado, esta lista ya sería obsoleta en cuestión de minutos, ya que nuevas viviendas se podrían a la venta y otras se habrían vendido.

Estrategia de búsqueda de vivienda

Cada uno de nosotros somos diferentes, y por eso es tan importante hacer una lista de todas las cosas que queremos en una vivienda. Considere variables como el precio ,la situación, tamaño, servicios, (cosas como piscina o cocina muy grande) y el diseño (una o dos plantas, antigua, moderna, etc).

Lo siguiente a tener en cuenta con sus prioridades. Si no fuera posible conseguir todo lo que quiere por ese precio ¿Qué cosas son las más importantes? Por ejemplo ¿Aceptaría menos dormitorios a cambio de una cocina mayor? ¿Mas distancia al trabajo a cambio de mayor terreno y menos precio?

Nos sentaremos y analizaremos sus objetivos y su rango de precio. Cuando tengamos una lista de propiedades para visitar, puede usted ver las que más le interesan, y reducir la lista a sus principales prioridades. De esta manera, usted puede iniciar su búsqueda sin presiones. Entonces haremos las citas y visitaremos junto laspropiedades en persona. Es cuando realmente podrá usted empezar a comparar una casa con otra. Habremos pre seleccionado las mejores disponibles, así que no se sorprenda si la primera o la segunda acaba siendo su favorita absoluta con nuestra inmobiliaria, descubrirá la diferencia entre buscar y encontrar.

La propuesta de compra

Después de la dura tarea de buscar vivienda por fin encontramos una por la que te decides llega el momento más crítico “La negociación”.

Lo normal es intentar que el propietario acepte una serie de peticiones que seguramente harás, como por ejemplo, que te ajuste más el precio, y es en este punto donde más importancia tiene la figura del mediador con experiencia, es decir, una persona que te ayude a lograr tus pretensiones pero que no ponga en riesgo la operación: no hay que olvidar que el objetivo será obtener el mejor precio posible y poder adaptarse al resto de condiciones pero el resultado tiene que ser poder comprar la vivienda.

En muchas ocasiones cuando el comprador y vendedor se sientan solos a negociar no se llega a cerrar el acuerdo normalmente porque una parte intenta aprovecharse en exceso de la otra y se rompe la negociación.

Después de haber pasado por todo el proceso de búsqueda y finalmente de selección de la vivienda, no deberías correr el riesgo al final de no llegar a un acuerdo con el propietario: recuerda que el resultado tiene que ser comprar la casa que hayas seleccionado y esto siempre será mucho más fácil con un mediador profesional.

Alguien que sepa cómo acercar posiciones entre dos partes que aparentemente tienen intereses contrapuestos ayudará muchísimo a alcanzar un acuerdo.

Recuerda que en una negociación, no solo está el factor precio; también hay otros condicionantes igualmente importantes como pueden ser: fecha de escrituración, entrega de llaves, mobiliario, subrogación del préstamo, etc.

Finalmente, puntualizar que en nuestra Agencia pedimos al comprador ya decidido hacer una oferta escrita acompañada del 1% del importe ofertado, y donde figure el DNI y la firma de los ofertantes.

El arte de hacer buenos negocios se basa en tener un buen intermediario.

El cierre

El contrato privado

Llegados a este punto es especialmente importante saber qué documentos debemos utilizar con el fin de formalizar por escrito las voluntades de las partes.

Las partes deben conocer previamente los diferentes documentos que se pueden utilizar para formalizar el acuerdo y las diferencias que existen, por ejemplo, entre las arras penales, penitenciales y confirmatorias.

Lo que hay que evitar es un posible conflicto en un futuro por no haber clarificado la interpretación del acuerdo alcanzado.

En una operación en la que tú como comprador no debes asumir ningún riesgo, es una temeridad formalizar un contrato de compraventa sin el asesoramiento de un profesional. Formalizado el contrato ya “solo” queda tramitar la hipoteca (si fuese necesario) y firmar la escritura en la notaria.

No hay que estar nervioso, todo lo contrario; es el comienzo para que conseguir las llaves…

¿Quieres comprar?

Contacta con nosotros para comenzar el proceso de la compra de tu vivienda.

Contactar
Encuentra la casa de tus sueños
Elige tu oficina
Siempre podrás cambiar la oficina, desde nuestra Web. En la parte superior izquierda.